Autoria Google Caperucita Roja: Qué pasaría si a Caperucita le regalaran un iPhone 4 | Soft For Mobiles

12 de enero de 2011

Caperucita Roja: Qué pasaría si a Caperucita le regalaran un iPhone 4


Hola a todos los que seguís Soft For Mobiles día a día desde cualquier parte del planeta. Hoy me he levantado para ir al trabajo y de repente me he tropezado con uno de los cuentos de mi hija, Caperucita Roja. Yo no se si ha sido fruto del sueño que tenía o que, pero me ha venido a la cabeza una paranoia, y si a caperucita roja le hubieran regalado un iPhone 4 estas navidades!!!. Como seria el cuento??. Pues no se si me he fumado alguna cosa pero creo que seria algo así...

Había una vez una niña, pequeñita más o menos, a la cual su madre le había hecho una capa roja monísima por lo que a la niña la llamaban Caperucita roja (que sudado). Caperucita estaba muy contenta porque le habían regalado estas navidades también un iPhone 4, si si, en casa de caperucita no había crisis!.

Caperucita, que en esto de la informática y las nuevas tecnologías era un lince, ya lo tenia mega mega configurado. EL caso es que le había metido una de aplicaciones para iPhone de miedo.

Un buen día, su madre, que todo y que estaba en paro no doblaba mucho la espalda, vaya, que se movia menos que los ojos de espinete o que un teletuby en una cama de velcro, se le ocurre la ingeniosa idea de enviar a la pequeña, atravesando el bosque, toma ya!, a ver a la abuelita y llevarle una cesta con pasteles. No voy a hablar del colesterol ni de si a la abuelita le convenían pero bueno, eso es una historia aparte.

Caperucita, que había quedado con el novio, si, muy moderna, abre la app de Facebook y le deja un mensaje para que sepa que vendrá más tarde, no sea que se vaya con otra!!.

Como Caperucita no se acuerda muy bien de donde está la casa de su abuelita, decide abrir Google Earth para localizarla en el mapa y así no perder más tiempo. Una vez localizada, y dejando atrás a todos los animalitos del bosque que le dan la vara, decide utilizar Spotify y escuchar sus listas de reproducción sin conexión a internet, ya que en el bosque la cobertura brilla por su ausencia!.

En estas que se le presenta el lobo, grande como un toro, bueno, algo más pequeño, y le pregunta que a donde va a estas horas atravesando el bosque, vaya, que hasta el lobo tiene más sentido común que la madre. Ella le contesta, que a casa de la abuelita. El lobo, flipando se las pira y se va pintando a casa de la abuelita a ver si hoy por fin come algo tierno, no sin antes, dejarse retratar por caperucita y su flamente iPhone 4. Caperucita decide retocar un poco la foto con Photoshop express para que el resultado quede más profesional.

Mientras tanto, el lobo, ya había devorado a la abuelita (que cuento más dulce!) y se había metido en la cama tapándose hasta las orejas.

Caperucita llega a casa de la abuelita y como ve que la casa está hecha una ruina , decide pedir unos presupuestos de obra a través de la aplicación 11870.com de su iPhone 4.

Cuando Caperucita ve a la que cree su abuela se produce la conocida conversación infantilona que todos conocemos y que voy a reproducir:
  • Abuelita, abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes!
  • Son para verte mejor (dice el lobo)
  • Abuelita, abuelita, ¡qué orejas más grande tienes!
  • Son para oírte mejor (otra vez el lobo)
  • Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grande tienes!
  • Son para comerte mejor (y aquí es cuando se la zampa)
No se que tal estaría Caperucita en la panza del lobo, pero me imagino que como tenia su iPhone 4 con ella, decidió leer un libro en iBooks ya que pensó que de momento tampoco iba a ir a ningún sitio y qué mejor que una buena lectura veraniega.

Mientras tanto, un cazador que lo había visto todo, esperó a que el lobo se durmiera y con su cuchillo lo rajo de arriba abajo (ostras al final tendré pesadillas!). Caperucita salió enseguida de la mano de su abuelita agradeciendo al cazador su buen trabajo y entrando en TripAdvisor decidió hacer un buen comentario de su amigo el cazador.

Bueno, al final de la historia, le llenan la barriga al lobo de piedras y me parece que lo tiran al río o algo así, un final un poco gore para un animal que se lo ha currao y que al fin y al cabo solamente quería sobrevivir.

Finalmente, Caperucita y su abuela deciden entrar en Zara Shop online para iPhone y hacer unas comprillas que ahora en rebajas vale la pena.

Bueno, y colorin colorado este cuento se ha acabado!!


Sigue leyendo>>
Analítics Analítics